La INFINITA se encuentra en la 3a planta de un edificio industrial orientado Sur Oeste, que fue la sede de la empresa Celomatik, especializada en la impresión de todo tipo de bolsas, etiquetas, cintas y papeles. Las estanterías metálicas de gran tamaño que usaba la imprenta como archivadores y almacén fueron recicladas y utilizadas como estructuras que son alternativamente  archivos o muros, ordenando de este modo el espacio dibujando un eje central inclinado y en planta libre al que se adhiere un sistema de puertas correderas. Se da lugar a una sala polivalente (sala de eventos y de ensayo), un taller de construcción, los estudios para artistas, una recepción para producción, la plaza con “el muro infinito” y un gran almacén,  salas de edición y una pequeña sala de proyecciones con gradas, así como una gran tarima-escenario.
La INFINITA resulta de la reinterpretación y reutilización de elementos preexistentes de origen diverso, combinados con la construcción de pequeñas arquitecturas que introducen una escala doméstica en el lugar. Los espacios son versátiles y susceptibles de desdoblar su función. El proyecto de Arquitectura ha corrido a cargo de Albert García Alzórriz.